Basso S.A. cuenta con su propio vacunatorio.

Más de cien personas ya fueron inoculadas desde la llegada de las vacunas contra el Covid19 en la planta Basso el 18 de febrero, en un trabajo conjunto con el Ministerio de Salud de la provincia de Santa Fe.

El centro de vacunación de Basso, que tiene varios años de funcionamiento, comenzó a aplicar la vacuna Pfizer contra el Covid a partir de mediados de febrero y a través de un acuerdo con el Ministerio de Salud de la Provincia de Santa Fe. El  vacunatorio fue inscripto en el Sistema de Centros de Atención Primaria -SICAP-., lo que abrió las puertas a una futura colaboración con la descentralización, donde la empresa pueda ser parte de la ejecución de otras campañas de salud pública.

En su momento, el secretario de Salud de la provincia, Jorge Prieto, dijo que “el objetivo es completar los esquemas de vacunación porque hemos detectado que hay personas que todavía no lo han hecho y también que puedan acceder durante el mes de febrero a los refuerzos aquellas personas que han cumplido los 4 meses desde que recibieron la segunda dosis”.

También marcó que “La importancia de esto es que continuemos funcionando sin resentir la economía y la producción y fundamentalmente el ausentismo laboral. La logística deberá aportarla cada una de las empresas. 

Por su parte, el vicepresidente del Grupo empresario, Juan Carlos Basso, ante medios locales hizo hincapié en la importancia que tiene poder vacunar en la empresa a sus empleados y destacó: “Estamos muy felices en esto de acompañar al Estado, ya que entendemos que el vínculo Estado empresa tiene que ser potenciado cada día más, aparte ayuda a descentralizar, a que ese cuello de botella que se dio en algún momento en el hospital, sea el momento de si algún día vuelve a ser requerido podamos abrir una ventana al barrio y devolverle al barrio lo que el barrio nos dio”.

“El barrio nos ha dado mucha fuerza laboral, mucha fuerza productiva y creo que esto es parte de la responsabilidad social en serio. Estamos en el barrio, devolvámosle al barrio con servicios, que la gente no tenga que hacer cosas fuera de acá. Empezamos con los empleados, pero soñamos que esto sea recién el comienzo”, expresó.
“El empresario, contó cómo se generó esta posibilidad y dijo que “la verdad es que fue idea del Estado, no nuestra, y a nosotros nos sonó como música y nos encantó. Ojalá mañana nos llamen a poner una escuela, yo ya soy fundador de la escuela, con lo cual otra me encantaría, creo que tenemos todas las instalaciones para hacerlo, incluso una escuela de oficios estaría bueno, pero lo que digo es que el rol de la industria es ese, es transformar la realidad del barrio, de ahí la ciudad, la provincia y el país; con 5000 industrias como la nuestra, el país sería distinto”.
descargar archivo